Danza del vientre. Sombras del Desierto.

Aprende danza del vientre con un enfoque diferente, cultural y saludable. Bienvenido a Sombras del Desierto. Disfruta!

31/10/09

Lo femenino como género neutro.

Hace unas semanas recibí un mail de una antigua alumna que me felicitaba por la nueva web, y una de las cosas que me dijo, y que me hizo reflexionar, fue lo siguiente:

"Enhorabuena! Es una web, clara, directa y con la información justamente detallada ;-). Tan solo un apunte para ser crítica jejeje: Tanto en la página de entrada como en algún otro lugar de la web hablas en femenino y aunque la mayoría de tus alumnas sean mujeres, tú que ERES HOMBRE, debes pluralizar NIÑOOOO. Tú mejor que nadie sabes que la danza no es solo para mujeres y debes impulsarlo así aunque la corriente general en este momento sea otra ¿vale? Ea, queda dicho ;-)"

Uno de mis profesores de Interpretación a quien más aprecio usaba el género femenino como género neutro en clase. Siempre que se dirigía al grupo hablaba de sus actrices o de sus alumnas. En clase éramos justo mitad chicos y mitad chicas.

Este maestro, porque era un maestro, decía que durante siglos a la mujer le había parecido normal que se usara el género masculino como neutro, y no por ello había dejado de ser mujer ni perdido su feminidad. Y que ahora, en estos tiempos de tanta reivindicación feminista, debíamos aprender a usar lo femenino como género neutro sin que ello causara bromitas ni debates. En fin, que se usara con normalidad. A fin de cuentas al hombre no se le va a caer el pito a cachos por eso.

Esto al principio causaba risa y sonaba raro, pero con el tiempo era algo totalmente normal. Y es que debería ser así.

En mis clases uso el femenino como género neutro. Me parece más justo puesto que las alumnas son mujeres al 80% o más. ¿Y pasa algo? Pues no, porque es ya algo normal, afortunadamente. Y también diré que nunca ningún alumno hombre se ha sentido molesto por ello.

Recibir a los visitantes de mi web con un "bienvenidas", usar en clase el femenino como género neutro o incluso ponerme en clase una camiseta que reze "Encantada de la vida" no afecta en absoluto a mi condición de hombre, ni a mis hormonas ni a mi neuronas. Aunque lo de la camiseta sí que afecta a mi estado de ánimo, porque me río y porque provoca la risa en los demás. Y reír tiene aún más beneficios terapéuticos que la danza del vientre, o no?

Pues eso, que viva el vino y las mujeres!

4 comentarios:

  1. Es un punto de vista interesante. En mi trabajo como profesora de secundaria se observa que las personas más "politizadas", como la dirección de los centros, los responsables de formación de profesores, gente así, pues usan fórmulas como "los alumnos y alumnas". Personalmente, cuando tengo que redactar un escrito prefiero usar términos colectivos como "las familias" en vez de "padres" o "padres y madres", y "la clase" o "el alumnado".

    Creo que de ahora en adelante hablaré en femenino a los grupos de mayoría niñas, a ver cómo reaccionan ;)

    ResponderEliminar
  2. yo doy clases danza oriental, y en mi caso estaba acostumbrada a tener únicamente chicas en clase, así que usaba el genero femenino, pero desde que Julian entró en nuestras clases el pasado curso intentó corregirme y usar el neutro, que al fin y al cabo es masculino, pero me cuesta bastante, así que al final les digo niñas a todos y a él no le importa; o eso creo jaja El pobre se adapta a todo, anuestras posturitas, nuestras poses de manos y nuestros caminares de "gatitas".

    ResponderEliminar
  3. Aunque hace un tiempito de este post, creo que es un tema en auge.
    Muy buen post, me ha hecho reflexionar.

    ResponderEliminar