Danza del vientre. Sombras del Desierto.

Aprende danza del vientre con un enfoque diferente, cultural y saludable. Bienvenido a Sombras del Desierto. Disfruta!

16/1/08

AMANECER EN EL SINAÍ

Imagina una carreterilla que discurre entre montañas desérticas, tortuosa y sin más señalización que una línea continua que nunca acaba. Apenas caben dos coches en ella. A los conductores de aquí les encanta picarse entre ellos, y alcanzan altas velocidades en los peligrosos adelantamientos que a todos nos ponían el corazón en un puño. Los accidentes son frecuentes... 
Por si llevásemos pocos kilómetros en el cuerpo, nos esperaban unas tres horas de pésimo camino hasta el monte Sinaí. Era de madrugada y se hizo bastante largo. 
Miles de peregrinos llegan allí cada noche por muy diversos motivos: religiosos, turísticos… y se ve gente muy diferente y de muchos lugares del planeta que, como nosotros, se pegan la paliza de peregrinar hasta la cima para ver nacer al sol desde el lugar donde Dios dio las tablas de la ley a Moisés.
El ascenso a la montaña no es que sea duro, pero cuesta, y se hace de madrugada. Son tres horas caminando y algunos sitios son más escarpados que otros. Hay dos caminos. Uno más largo y más cómodo, que es el que prácticamente todo el mundo hace, y donde hay paradas para descansar y compartir té con los beduinos, además de camellos que hacen el camino por ti si no quieres o puedes caminar más. El camino más corto es el camino del “Arrepentimiento” que consta de 3750 escalones (muy hermosos, por cierto). Si coges ese camino te arrepientes fijo. Los últimos 750 escalones son comunes a ambos caminos, y también te invitan a arrepentirte. Cuando parece que estás llegando a la cima aparece un tramo más, y cuando acabas este tramo aparece otro, y otro, y otro…
Es precioso cuando llegas a la falda de la montaña, junto al monasterio de Santa Catalina, pasas el dudoso control de seguridad para el que has tenido que esperar una eterna cola y ves una hilera serpenteante e interminable de linternas en la oscuridad del paisaje. De vez en cuando se oyen cantos religiosos y es admirable ver a personas mayores que llegan a la cima con una fe increíble.
Una vez en la cima Marisol y yo pensábamos que íbamos a disfrutar de un momento romántico donde todo el mundo contemplaría el espectáculo, místico o no, con admiración y respeto. Jaja, que ilusos. Aquello era un jolgorio de gente gritando, peleándose por coger sitio y dando codazos para sacar una foto. "¡Mantas, caramelos, pipas!". Nosotros nos acurrucamos y tratamos de ignorar todo lo que nos rodeaba para poner algo de magia al momento. 
Fue muy sorprendente como salió el sol y medio minuto después estábamos solos en la cima. Esta gente se había pasado tres horas caminando a oscuras para hacer una foto y volver a bajar sin detenerse a disfrutar del paisaje. A nosotros nos vino muy bien porque hubo así algo de silencio y nos quedamos un buen rato respirando y contemplando.
Luego a la bajada nos equivocamos de camino y bajamos por el del Arrepentimiento… Es muy bonito, y hay partes en las que los beduinos adornan el paisaje colocando piedras a modos de esculturas por todos sitios. Da la sensación de que van a aparecer duendecillos de un momento a otro. 
Tradicionalmente se cree que aquí fue donde Moisés recibió las tablas de la ley, pero parece que no es del todo cierto. El auténtico monte Sinaí está en zona militar y no se puede acceder a él. Recordemos que hasta hace unos años la península pertenecía a Israel y ahora, que forma parte de Egipto, sigue siento territorio tomado por los militares. 
Os dejo alguna foto del momento.


9 comentarios:

  1. Guauuuuuuuuuuuu!!! es precioso!!! que maravilla!!! que fotos más guapas, menuda experiencia que habeis vivido!!! me alegro mucho! supongo que estar ahí arriba es un desconectar total, como si estuvieras en otro planeta....Recuerdos!!

    ResponderEliminar
  2. precioso el paisaje y preciosa la experiencia... ;)

    La Peli

    ResponderEliminar
  3. Impresionante!!
    Adoro viajar,conocer gente nueva,...es increible como a veces nos preocupamos de las grandes edificaciones (catedrales y sucedáneos) y olvidamos lo bello de la naturaleza. La naturaleza al desnudo, donde un salto de agua en el silencio del bosque inunda tu cuerpo...ESTE DOMINGO SENDERISMO EA QUE TENGO MONO!!!
    Qué complicada es la vida del adulto....
    Muy bonitas las fotos.

    ResponderEliminar
  4. ahi ahi dando envidia a las que no hemos podido ir aun XD

    ResponderEliminar
  5. En horabuena por ese viaje tan maravilloso!! unas imágenes preciosas y una descripción impecable de un lugar tan especial, saludos!

    ResponderEliminar
  6. Me encanta mirarte en el monte Sinaí al ritmo de Kathem El Saher (lacrimógeno total) me encanta. Ole que arte la musiquita que nos has puesto!

    ResponderEliminar
  7. noor al sabah10/2/08 22:40

    Hola Zuel:
    Seguramente, cuando leas esto no te creerás quien te lo escribe....pero soy yo..... Tu comentario sobre la experiencia del Sinaí me ha hecho recordar aquella noche y todo lo que compartimos en aquel viaje. La subida al Sinaí es el resumen de un viaje iniciático donde cada uno de nosotros aprendió algo. Si compartimos todo aquello juntos, debe ser por algo. Las cosas no pasan por "casualidad". Siempre hay un motivo.
    Me quedo con las fotos de los desiertos, de los buenos momentos, de los abrazos, con lo aprendido de mi misma a traves de ti.
    Gracias por ayudarme a comprender y a crecer.
    Charo.

    ResponderEliminar