Danza del vientre. Sombras del Desierto.

Aprende danza del vientre con un enfoque diferente, cultural y saludable. Bienvenido a Sombras del Desierto. Disfruta!

3/8/07

La danza del vientre masculina, en boga en Turquía

ESTAMBUL (Reuters)
Martes 31 de julio de 2007.

- En el Club Fox de Estambul, en la costa del mar de Mármara, unas caderas se contorsionan y los adornos se mueven al ritmo de la música, pero la tripa tiene algo más de pelo de lo habitual: es un bailarín de danza del vientre.

Muchos bailarines están cautivando al público en Turquía y otras capitales europeas, recuperando una tradición que se remonta a tiempos otomanos, cuando los hombres de los palacios del sultán se entretenían con los bailes de jóvenes varones, ya que las mujeres vivían apartadas en el harén.

Cuando "Alex", de 36 años, sube al escenario y los ritmos repetitivos cambian por la música arabesca, el público turco se entusiasma, lanzando los brazos al aire y empujando para verle la tripa.

"Me viene a ver todo tipo de gente. Bailo en el escenario de clubes, bares e incluso en conciertos de rock", dice Alex.

Su vestimenta y danza son distintos a los de una mujer. Lleva pantalones negros holgados, un tocado con cadenas, un cinturón ricamente decorado y una capa que al extender los brazos le da un aspecto como si tuviera alas.

"Realmente estoy en contra de lo que la gente piensa de que la danza oriental es un baile femenino. Al hacerlo pretenden darle una identidad, pero todos los bailes pueden tener personajes masculinos y femeninos", añadió.

Alex comenzó a bailar a los 16 y recurrió a la danza del vientre porque pensó que era más expresiva y también por su elevada demanda.

"Baila dos o tres noches a la semana. Es popular entre los visitantes", dijo el director del establecimiento, Metin Kemer.

Alex aprendió la historia de la danza del vientre masculina en los archivos y luego modernizó la tradición.

El Imperio Otomano se expandió por tres continentes en sus días de gloria, hace aproximadamente 400 años.

Con su declive y la modernización de la sociedad, el número de bailarinas aumentó, pero Alex dice que la danza es más erótica en el cuerpo de un hombre.

Aunque los movimientos de estómago recuerdan a los de las mujeres, él hace líneas más definidas con los brazos.

El bailarín dice que no le preocupa la intolerancia hacia su profesión en Turquía, de mayoría musulmana, ni la reelección del partido de raíz islamista del primer ministro Tayip Erdogan.

"No veo ningún problema. Hay trabajos más marginales que el mío en Turquía", dijo.

Añade que se ha vuelto tan popular que incluso tiene imitadores en el país.

"Me imitan, lo que significa que debo ir por el camino correcto. Me registré con un instituto de patentes", añade.

Por Alexandra Hudson

4 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Yo estoy totalmente de acuerdo con el, la danza oriental no es exclusiva de las mujeres.
    Arriba los hombres bailarines! Y si son de danza oriental mejor.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/8/07 20:13

    Bonito artículo, y valiente este Alex danzarin!.
    Sí, por una danza donde quepamos tod@s.
    Como mujer que soy, no tengo ningún pudor al sumarme al comentario de Alex de que "la danza es más erótica en el cuerpo de un hombre" .
    Si me sustraigo al hecho de ser mujer, diría que la danza es TAN erótica en el cuerpo de un hombre como en el de una mujer, y opino que quizá sea mejor dejar atrás ya el MÁS y sentirnos compañer@s semejantes e iguales en la maravillosa aventura de la vida.
    Una flor de loto cordobesa

    ResponderEliminar
  3. Oeeeeee, he visto la noticia como destacada en Yahoo... !!!!nos estamos poniendo de modaaaaa!!!! ya era hora.

    P.D. I be back jajajaja

    ResponderEliminar
  4. ole los hombres valientes y sensuales, sí señor!!
    Lydia ha vuelto, ya estamos todos!! jajaja
    y qué me decis de la nueva foto de Zuel!! aiss xikillo no pongas esas cosas que nos suben las calores!!! jijiji ;P

    ResponderEliminar